martes, 14 de enero de 2014

Betis 1-2 Osasuna. El Betis se gana a pulso el descenso


El Betis volvió a perder en la tarde de ayer, en un partido vital para los béticos para su objetivo de la salvación y ante el cual, el equipo volvió a demostrar los motivos por los cuáles, es el colista de la liga BBVA. El equipo de Garrido recibió al final del encuentro una sonrojante bronca de su fiel hinchada.

El Betis, que saltó al terreno de juego con el recién incorporado Leo Baptistao en el once titular, no pudo empezar peor el partido. En la primera jugada de ataque osasunista, el equipo demostró la falta de intensidad que le exige su afición, permitiendo que Cejudo centrase al área desde la banda derecha ante la mirada pasiva de Vadillo, lo que provocó que Torres rematase sólo en el área pequeña, ante lo que poco pudo hacer el meta Andersen.

Como en la mayoría de partidos de la temporada, los verdiblancos comenzaban el partido encajando un gol tempranero, algo que para un equipo que se está jugando tanto, es imperdonable. Los de Garrido debían de remontar de nuevo un resultado adverso, algo que aún no habían conseguido esta temporada. 

El Betis poco a poco fue embotellando en su campo al Osasuna, sin embargo, era un falso dominio, debido a que el equipo disponía de pocas ocasiones de gol. El meta Andrés Fernández pasó desapercibido, atajando los escasos centros desde ambas bandas de los extremos del Betis. Leo Baptistao era la única referencia ofensiva que ofrecía algo distinto a lo visto durante la temporada.

Cuando el equipo parecía hacerse con la posesión del balón, un inocente Nono, es expulsado por doble tarjeta amarilla en el minuto 37, complicando aún más el partido para los suyos. El partido no podía tener peor guión. Lo mejor que le pudo pasar al equipo fue acabar el primer tiempo con el 0-1.

En el segundo tiempo, Garrido dio entrada a Molina y a Figueras, quién no tuvo su mejor tarde. En el primer balón que toca, recibió la tarjeta amarilla en una entrada a destiempo; en la segunda casi le sancionan un penalti y en la tercera pelota que tocaba, la introduce en la portería de Andersen, de nuevo en una nueva internada por banda del equipo navarro.

Con el 0-2 y un jugador menos, el equipo estaba roto. No daba tres pases seguidos. Sin embargo, pudo meterse en el partido en una jugada aislada del equipo verdiblanco. Un error de Loties, provoca que Rubén Castro se quede sólo ante Roberto, quién acaba derribándolo y haciendo penalti. Teixeira entiende que es ocasión manifiesta de gol y expulsa al guardameta. Pero, cuando un equipo está muerto...está muerto. El canario mandó la pena máxima al larguero llevando la desesperación a la grada.

El partido acabó por romperse. El Betis buscaba la heroica a la desesperada con una arriesgada defensa de tres, asumiendo mucho riesgo por intentar salvar un punto. Amaya parecía estar omnipresente, estaba en todas las zonas del campo, lo que provocó que sus compañeros empujasen un poco más.

Fruto de este empuje, llegó la recompensa, el gol de la esperanza. En una buena jugada entre Chuli y Molina, éste acabó marcando de fuerte punterón. Quedaban diez minutos, el empate se convertía en un mal menor. La grada empujaba y el Betis lo intentaba, pero un ordenado Osasuna, no permitió al equipo de Garrido empatar el partido. 

Con el pitido final, llegaron los pitos de una afición desesperada y los rostros desencajados de unos jugadores que aguantaron una vez más, la bronca de los suyos. La permanencia cada jornada que pasa se complica aún más. Los equipos van sumando y este Betis, apenas suma. Veremos que le depara la segunda vuelta a este moribundo Betis...



Juanjo Vergara

1 comentario:

  1. Me alegro que estés nuevamente en el mundo blogger ¡¡
    Pues sí tio aqui es que no funciona nada , Ni Mel , ni Garrido ni el que venga , es que donde no hay pues poco se puede hacer..... lo bueno de esta semana la destitución de Bosch... y ahora el Madrid no digo más...
    Saludos Jaime ¡¡

    ResponderEliminar